Intermediate

Los tacones altos

Voldemort quería comprarse unos tacones altos.

Voldemort quería comprarse unos tacones altos.

Era el tres de octubre de 2019. Era un día bonito de otoño. Estaba soleado y hacía fresco. «Es un día perfecto para ir de compras», pensó Voldemort. Era un hombre alto, delgado y viejo. Tenía la cara muy pálida y tenía una nariz como[1] una serpiente.

Voldemort tenía un amigo famoso. Su amigo era el profesor Snider. Ellos eran muy amigos. Les gustaba ir de compras juntos[2]. Por la tarde, Voldemort y el profesor Snider fueron al centro comercial. Voldemort quería comprar ropa nueva. Específicamente, quería una camiseta, unos calcetines y un par de tacones altos.

Iban de tienda en tienda[3] cuando decidieron entrar en Hot Topic. Entraron en la tienda y entonces Voldemort vio una camiseta morada. 

—¡Uy! —dijo Voldemort—. ¡Me gusta esta camiseta!

—A mí también —dijo el profesor Snider—. ¡Pruébatela![4]

Así que[5] Voldemort se probó la camiseta. No le quedó bien. Estaba muy pequeña. El profesor Snider le dijo a su amigo:

—Amigo, esa camiseta no te queda bien. Te queda mal.

Así que Voldemort decidió no comprar la camiseta.

Después, los amigos buscaban la ropa cuando Voldemort vio unos calcetines verdes.

—¡Uy! —dijo Voldemort—. ¡Me gustan estos calcetines!

—A mí también —dijo el profesor Snider—. ¡Pruébatelos!

Así que Voldemort se probó los calcetines. No le quedaron bien. Estaban muy grandes. El profesor Snider le dijo a su amigo:

—Amigo, esos calcetines no te quedan bien. Te quedan mal.

Así que Voldemort decidió no comprar los calcetines.

Después, los amigos buscaban la ropa cuando Voldemort vio unos tacones altos de color rojo. Eran zapatos muy bonitos. 

—¡Uy! —dijo Voldemort—. ¡Me gustan estos tacones rojos!

—No —dijo Voldemort, poniéndose[6] los tacones—. ¡Yo me los quiero probar!

Los tacones altos le quedaron muy bien a Voldemort. Voldemort iba[7] a comprarlos, pero el profesor Snider estaba celoso. Él realmente quería los zapatos. Así que el profesor le pegó a Voldemort, le quitó[8] los zapatos y se fue corriendo de la tienda.

[1] como like, as
[2] juntos together
[3] iban they were going from store to store (is a form of ir)
[4] ¡Pruébatela! Try it on!
[5] así que so
[6] poniéndose putting on (himself)
[7] iba he was going
[8] le quitó he took form him (lit. from him took he)

Guest Author Series: Craig Klein Dexemple

Papacito is a compelling, comprehensible novel for beginners.

Papacito is a compelling, comprehensible novel for beginners.

This week it is my pleasure to present the incredible storyteller Craig Klein Dexemple as the latest Read to Speak Spanish Guest Author.

Craig is a native Spanish speaker from Colombia, South America. He was born and raised in Cúcuta, a city near the Venezuelan border. Craig has a Bachelor’s and a Master’s in Spanish Literature, and currently teaches Spanish in the state of Iowa.

He is passionate about teaching the Spanish language through comprehensible input and has created unique approaches to instruction that include current events, culture, storytelling, music, literature, games, art, and more. He is a frequent presenter at many world language conferences and his presentations have been voted as best of the state. In 2018 Craig was also recognized as Iowa Educator of the year.

He is the founder of spanishcuentos.com and author of popular Spanish readers such as El ratón Pablito, La familia de Federico Rico, La piñata de Renata, ¡Papacito!, El silbón de Venezuela, El Pombero, Peter va a Colombia, as well as posters, maps, animated videos and other educational materials.

For more information about Craig’s novels and other materials, please visit https://spanishcuentos.com/product-category/books/. They are also available on Amazon.

Connect with Craig

You can find out more about Craig and his amazing work at his website spanishcuentos.com.

You can also follow Craig on Twitter, on Instagram, and Facebook.

And now, it is my great pleasure to present you with the following excerpt from ¡Papacito!, a compelling and comprehensible novel for beginners.

 
 
 
 
 
 
 

Hooked on ¡Papacito! ????

Guest Author Series: Jennifer Degenhardt

Today’s reading is an excerpt from Jennifer Degenhardt’s latest novel for language learners. It’s a fantastic read, and I can’t wait to get my hands on a copy to see how it ends. Below is a snippet of Jennifer’s marvelous contributions to the field of second language acquisition.

Jennifer Degenhardt-3391.jpg

Jennifer Degenhardt, B.A., M.Ed., taught middle and high school Spanish for 24 years.  She began writing when students in her classes were not “buying in” to the traditional textbook lessons.  With the first story she wrote, Jennifer found that her students were more engaged, both with the language and in class in general.  While her books highlight cultural, social, economic and political themes necessary for continued conversation, both in- and out of the classroom, all of them deal with identity to some degree and how important it is to know who you are.  Jennifer is passionate about helping students learn more about themselves through storytelling and writing and is currently sharing this passion with her students at the college level at UCONN Stamford.  

Connect with Jennifer

You can find out more about Jennifer and her engaging novels many places online, including her Amazon author page, her Author Facebook Page, her Facebook Group: World Language Teaching Stories, and her website: www.puenteslanguage.com.

You can also follow Jennifer on Twitter and Instagram.

Without further ado, I present you with this very special reading!

La última prueba is available on  Amazon .

La última prueba is available on Amazon.

PRUEBAS

por: Jennifer Degenhardt 

Parte 1 

La entrada de Xibalba[1]está en una cueva. Xibalba es un lugar debajo de la tierra y es una gran ciudad. Hay mucha muerte en Xibalba. Hoy no es una excepción.

Todos los Señores de Xibalba están presentes. Ellos son Señores de la Muerte. Causan mucho sufrimiento en la tierra. Los señores Hun-Came[2]y Vucub-Came[3]tienen el control. Mandan a otros a la tierra para hacer sus malévolos trabajos. Causan mucho dolor y sufrimiento.

Hoy Hun-Came y Vucub-Came están con los otros diez Señores (demonios) de Sufrimiento. Todos ellos esperan a unos humanos que llegan de la tierra. Es hora de sufrir. Finalmente, unos residentes de Xibalba llegan con tres hombres de la tierra.

—Son buenos ejemplos. Vamos a disfrutar las pruebas que ellos necesitan hacer —dice Hun-Came.

Los tres hombres de la tierra tienen miedo. No dicen nada.

—Ustedes necesitan hacer unas pruebas. Si pueden pasar las pruebas, van a vivir. Si no, van a morir —dice ahora Vucub-Came.

Los tres hombres tienen mucho miedo. Escuchan con mucho interés a Hun-Came.

—Primero ustedes necesitan cruzar el río de escorpiones. Luego necesitan cruzar el río de sangre. Al final necesitan cruzar el río de pus. 

—¿Listos? ¡Vayan! —dice Vucub-Came.

Los tres hombres corren rápido pensando que pueden escapar. Llegan al río. Es muy oscuro. No se ven los escorpiones y los tres saltan al río. Dos de los hombres nadan al otro lado. Los escorpiones los pican, pero nadan rápido. El otro hombre no sabe nadar bien y los escorpiones lo atacan. Muere en el río. 

Los dos hombres regresan a Xibalba para hablar con los señores. 

—Qué interesante. Dos de ustedes nadan muy bien —dice Hun-Came—. Ahora necesitan cruzar el río de sangre. Es más difícil.

—¿Listos? ¡Vayan! —dice Vucub-Came.

Los hombres corren al río. Tienen mucho más miedo ahora. Llegan a un río que es del color rojo, pero un rojo oscuro. El río no va muy rápido.

—Vamos —dice uno de los hombres—. Es más fácil que el río de escorpiones. El río no va rápido.

Los dos saltan al río, pero están sorprendidos. No es agua, es sangre. La sangre es mucho más densa que el agua. El hombre joven y fuerte nada muy bien y cruza sin problema. El otro hombre no es tan fuerte y muere en el río.

El hombre regresa a Xibalba y espera la tercera prueba.

—Necesitas cruzar el río de pus si querés vivir —dice Huc-Came. 

El hombre tiene mucho miedo. Tiene muchas picaduras de los escorpiones y está muy cansado de nadar en el río de sangre. Pero no quiere morir. Quiere cruzar bien el río de pus.

El hombre llega al río. El río de pus es asqueroso. Es de color verde y amarillo. El hombre no quiere entrar, pero no quiere morir a manos de los señores. 

—No quiero entrar. No quiero morir —dice el hombre.

Pero sabe que va a morir si no entra. Entonces entra en el río y empieza a nadar. El pus quema. Sobre todo quema en las picaduras de los escorpiones. El dolor es horrible. El hombre no nada bien, pero sabe que si no nada, va a morir. 

—¡Ayuda! —grita el hombre.

Y en ese momento su cabeza está debajo del pus.

«¡No puedo!», piensa.

El hombre está en peligro. No respira bien. 

—¡No quiero morir! —grita, pero nadie lo escucha.

En ese instante, tiene una ola de energía y el hombre nada fuerte. Quiere cruzar el río. Necesita cruzar el río.

Finalmente llega al otro lado. No respira bien. 

—No puedo más —dice—. No puedo más. 

Y el hombre se cae a la orilla del río.

 

Parte 2

Pero está vivo.

Otra vez el hombre camina adonde están los señores Huc-Came, Vucub-Came y los otros Señores de la Muerte en Xibalba. Está en muy malas condiciones, pero está vivo.

—Pasé las pruebas. Quiero regresar a la tierra —dice el hombre en frente de los Señores de la Muerte.

—¡NO! —grita Vucub-Came—. Vas a morir. Nadie pasa todas las pruebas. 

—Señores, mátenlo —dice ahora Huc-Came.

Los otros diez Señores de la Muerte le causan al hombre mucho dolor, mucho miedo y mucho sufrimiento. Al final le causan la muerte. Este hombre de la tierra, como muchos otros hombres, muere.

La muerte. Es lo normal en Xibalba…

[1]Xibalba: name given to the underworld of the mythology of Mayan K’iche’.
[2]Hun-Came: «One Death».
[3]Vucub-Came: «Seven Death».

Loca de amor

Lupe quería casarse con Enrique Iglesias

Lupe quería casarse con Enrique Iglesias

Había una mujer española. Se llamaba Lupe y vivía en Valencia, una ciudad famosa por sus naranjas. Lupe era una mujer joven. Tenía veintitrés años. Era morena y alta. Lupe era bilingüe. Hablaba castellano[1] porque vivía en España. También hablaba valenciano porque vivía en Valencia. A veces Lupe podía ser muy antipática, especialmente cuando no conseguía[2] lo que quería. ¿Qué es lo que quería Lupe? Bueno, Lupe quería casarse con Enrique Iglesias. Estaba enamorada del cantante famoso. Pensaba que él era muy guapo.

Un día, como era su costumbre[3], Lupe fue a Starbucks para tomarse un cafecito y leer un libro. Para su sorpresa, Enrique Iglesias entró en el Starbucks. Estaba muy nerviosa, pero decidió hablar con el cantante famoso. Le dijo así:

—Hola, Enrique. Soy Lupe. 

—¿Cómo estás Lupe? —le preguntó Enrique. A Enrique le gustaba hablar con su público.

—Muy nerviosa… digo… muy bien —dijo Lupe nerviosamente—. Nunca me imaginé que te conocería[4] en este Starbucks. 

—Es un placer conocerte, Lupe —dijo Enrique.

—Oye, esto va a sonar[5] totalmente loco, pero… ¿quieres dar un paseo conmigo?

—Tengo un show esta noche —replicó—, pero tengo tiempo ahora. Vamos.

—¿En serio? Conozco el lugar[6]perfecto.

Así que los dos dieron un paseo en el cementerio. A Enrique le pareció un poco extraño[7], pero no lo cuestionó. Los dos caminaban lentamente por el cementerio. Lupe pensaba que era muy romántico. Estaba tremendamente enamorada de Enrique. No podía aguantarse[8] más. Miró a Enrique y lo abrazó. Entonces le dijo:

—Tengo que confesarte algo muy importante, Enrique. Te amo. Quiero casarme contigo. ¿Quieres casarte conmigo?

—Ay, Lupe —dijo Enrique—. No, no me puedo casar contigo.

—¡¿Por qué no?! —gritó Lupe, furiosa.

—Estoy casado —respondió Enrique.

Lupe se puso enfadada[9] le escupió en la cara[10]. Era muy antipática cuando no conseguía lo que quería.

[1]castellano otra manera de decir “español”
[2]no conseguía didn’t get
[3]costumbre hábito
[4]te conocería I would meet you
[5]va a sonar is going to sound
[6]lugar place
[7]le pareció un poco extraño it seemed a little strange
[8]aguantarse to bear it
[9]enfadada furiosa
[10]le escupió en la cara she spat in his face

Después de la fiesta

Marco y Polo tenían el mal hábito de entrar en cualquier casa y comer.

Marco y Polo tenían el mal hábito de entrar en cualquier casa y comer.

En la ciudad de San José, Costa Rica vivían dos hermanos. Sus padres les pusieron nombres interesantes. Uno se llamaba Marco y el otro se llamaba Polo. Eran mellizos[1] y tenían veintiún años. Aunque eran semejantes[2] en algunos aspectos, tenían diferencias también. Por ejemplo, Marco era alto, guapo y rico. Polo era más alto y más guapo que Marco, pero era menos rico que su hermano. 

Una noche, los mellizos fueron a una fiesta sorpresa de cumpleaños para su hermana. En la fiesta, hubo[3] pastel de chocolate, refrescos, champán, muchas personas, música y baile, regalos y muchísimo más. La fiesta terminó a las 4:30 de la mañana (así sabemos que fue una fiesta muy buena). Después de la fiesta, Marco y Polo se fueron para su casa. Iban[4] a su casa cuando le dio hambre a Marco. 

—Ya me dio hambre —dijo Marco. Entró en una casa que estaba al lado de la calle. Fue a la refrigeradora y sacó unos pepinillos[5]. Se sirvió cien pepinillos y se los comió rápidamente. Entonces volvió a caminar con su hermano.

Luego, iban a su casa cuando le dio sed a Polo. Polo entró en una casa que estaba al lado de la calle. Sacó leche de chocolate de la refri y se sirvió un galón de leche de chocolate. Se la bebió rápidamente y volvió a caminar con su hermano. 

Otra vez los mellizos caminaban a su casa cuando les dio sueño[6].

—Ya nos dio sueño —dijeron al unísono. Entonces entraron en una casa que estaba al lado de la calle, se acostaron en la cama[7]del perro y se durmieron. Durmieron hasta[8]la mañana.


[1]mellizos fraternal twins
[2]aunque eran semejantes although they were similar
[3]hubo there was, there were (hubo is the preterit form of haber)
[4]iban they were going
[5]pepinillos pickles
[6]sueño sleepiness, dream
[7]cama bed
[8]hasta until 

iba is the imperfect of ir. 
In the imperfect there are only 3 irregular verbs: [ser – era, ir – iba, ver – veía
There are no stem changes in the imperfect [jugar - jugaba, poder - podía, preferir - prefería]