ser

El hombre está cansado

Juan es conductor de autobús.

Juan es conductor de autobús.

En Toronto, Canadá vive un hombre que se llama Juan. Él es muy alto y guapo, pero no es un hombre inteligente. Son las cinco de la mañana y Juan está en la casa de su madre. El hombre tiene un problema. En este momento, Juan no duerme. Él quiere dormir, pero tiene un trabajo. Él es conductor de autobús. Juan necesita ir[1] a su trabajo.

A las cinco y dos de la mañana, Juan va a la cocina. Quiere prepararse[2] un cafecito. El café es muy importante cuando[3] eres conductor de autobús (o profesor de español). Juan quiere prepararse un café, pero hay un problema. No hay café en su casa. Juan está muy triste. Quiere llorar.

Entonces Juan va a Bigfoot Java. Está desesperado[4]. Le dice al barista:

—Por favor, estoy desesperado. Yo soy conductor de autobús. Necesito ir a mi trabajo y no hay café en mi casa. Necesito un café ahora mismo[5], por favor.

—Lo siento… —dice el barista—, pero no hay café en este Bigfoot Java. Hasta luego.

Juan está muy triste. Él va a su trabajo y duerme en el autobús.

[1]ir to go
[2]prepararse to prepare himself
[3]cuando when
[4]desesperado desperate
[5]ahora mismo right now

La historia de Jorge y Papá Noel

En algunos países se dice “Papá Noel” para referirse a Santa Claus.

En algunos países se dice “Papá Noel” para referirse a Santa Claus.

Hay unniño que tiene tres años. Se llama Jorge. Este año él tiene una lista de regalos que quiere para la Navidad. Quiere una bicicleta y un Xbox. Su papá le pregunta:

—¿Quieres ver a Papá Noel?

—¡Por supuesto! —le dice a su papá.

Así que ellos van al centro comercial. Cuando llegan al centro comercial, ellos tienen que hacer cola. Esperan por tres horas. Mientras están esperando, Jorge tiene que ir al baño. Le dice a su papá:

—Papá, tengo que ir al baño.

—¿No puedes esperar? — le pregunta su padre.

Pero Jorge no puede esperar. Se orina en los pantalones. Luego el niño se sienta en el regazo de Papá Noel. Papá Noel le pregunta:

—¿Qué quieres tú para la Navidad?

—Yo quiero una bicicleta —le dice Jorge.

En ese momento Papá Noel se da cuenta de que los pantalones del niño están mojados. El hombre gordo exclama:

—¡Qué asco! ¡Tus pantalones están mojados! ¡No vas a recibir regalos este año!

Entonces Jorge y su padre van al almacén y compran pantalones nuevos. Vuelven con Papá Noel. Esta vez esperan por veintitrés minutos. Mientras están esperando Jorge tiene que ir al baño. Le dice a su papá:

—Papá, tengo que ir al baño. 

—¿Otra vez? ¿No puedes esperar? —le pregunta su papá.

Pero Jorge no puede esperar. Se orina en los pantalones otra vez. Entonces el niño se sienta en el regazo de Papá Noel. El hombre gordo le pregunta:

—¿Tú otra vez? ¿Qué quieres para la Navidad?

—Quiero un Xbox, por favor —le dice Jorge.

En ese momento Papá Noel se da cuenta de que los pantalones del niño están mojados.

—¡Qué asco! ¡Tus pantalones están mojados otra vez! ¡No vas a recibir regalos este año!

Así que Jorge y su papá van al almacén y compran pantalones nuevos. Vuelven con Papá Noel. Esta vez esperan por doce días. Mientras esperan, Jorge tiene que ir al baño. Le dice a su papá:

—Papá, tengo que ir al baño y ¡no puedo esperar!

Entonces su padre lo lleva al baño. Cuando finalmente vuelven con Papá Noel, el hombre gordo está muy feliz porque Jorge no se orinó los pantalones. Papá Noel le da todos los regalos de su lista.

El estudiante desesperado

No café, no trabajaré.

No café, no trabajaré.

Son las seis y media de la mañana. Kevin está en su casa. Hoy es martes y Kevin tiene un examen importante de química. Él no está nervioso. Al contrario, está preparado. Es un muchacho muy inteligente. También es un buen estudiante.* Siempre saca buenas notas[1] en los exámenes.

A las siete menos cuarto, Kevin va a la cocina. Quiere preparar un café (El café es muy importante los días de examen). Pero lo que[2] Kevin ve lo deja[3] aterrorizado. No hay café en su casa.

Entonces Kevin va a Starbucks. Está desesperado[4]. Le dice al barista:

—Por favor, estoy desesperado. Hoy tengo un examen importante de química. Necesito un café ahora mismo[5].

—Lo siento… dice el barista—, pero no hay café en este Starbucks. Adiós.

Kevin está triste. Se sienta en el bordillo[6] y comienza a llorar[7].

*Es uno de esos estudiantes que siempre tiene dos lápices y un pequeño sacapuntas de plástico.

[1] buenas notas… good grades
[2] lo que… what (don’t worry if this phrase is confusing. Just remember what it means and you’ll pick it up with more repetitions in context.)
[3] lo deja… leaves him
[4] desesperado… desperate
[5] ahora mismo… right now.
[6] bordillo… curb
[7] comienza a llorar… begins to cry


Want to save a week's worth of lesson planning? Click the button below to get the Instruction Pack for this reading.

Si vives alegre, rico eres

IMG_2627.PNG

Ana María es una mujer vieja. Todo el mundo[1] dice que es muy pobre. No tiene una casa grande. Tampoco tiene mucho dinero en el banco. Muchas personas se quejarían[2] en su situación, pero Ana María no.

Ana María no se queja. Es una mujer alegre. Ella tiene esposo. También tiene cuatro hijos y ocho nietos[3]. Ella ama a su esposo. Ama a sus hijos y a sus nietos.

Ana María no tiene muchas posesiones, pero no es pobre. Ella piensa que es más rica que Bill Gates. Piensa que es la mujer más rica del mundo.

Es verdad lo que dice el refrán[4]: si vives alegre, rico eres. 

Lee las siguientes preguntas y piensa en una respuesta. Escribe tus respuestas en una hoja de papel. 

1. ¿Piensas que Ana María es rica? ¿Por qué? o ¿por qué no?

2. ¿Es posible ser alegre sin mucho dinero? 

3.  ¿Qué te hace alegre?

4. ¿Te consideras[5] rico/a?  ¿Por qué? o ¿Por qué no?

[1] todo el mundo… everyone (lit. the whole world)
[2]
se quejarían… they would complain
[3]
nietos… grandchildren
[4]
refrán… saying, refrain
[5]
te consideras… do you consider yourself

La crueldad de las hermanitas

Es posible que el gato sea tonto, pero es muy simpático.

Es posible que el gato sea tonto, pero es muy simpático.

Raúl quiere un gato. Él no tiene un gato. Tiene dos hermanitas. Sus hermanitas se llaman Bertha y Edna. Bertha es una muchacha baja y muy fuerte. Bertha es antipática. Edna es flaca y muy, muy, muy alta. ¡Ella es más antipática que Bertha!

Raúl ya no quiere hermanitas antipáticas. Raúl quiere un gatito. Así que Raúl va a la tienda de gatitos. Habla con el hombre que trabaja en la tienda. Le dice:

—Hola. Quiero un gato simpático. ¿Tienes un gato simpático?

—No —dice el hombre—, no tengo gatos simpáticos. Sólo tengo gatos antipáticos.

Raúl está triste. Quiere un gato simpático, pero no hay gatos simpáticos en la tienda de gatos. Así que Raúl va a Cody, Wyoming. En Cody, Wyoming Raúl va a un ranchito con muchos gatos. Raúl habla con el hombre que trabaja en el ranchito. Le dice:

—Hola, quiero un gato simpático. ¿Tienes un gato simpático?

—Sí, tengo muchos gatos simpáticos.

Raúl está muy contento. Vuelve a su casa con un gato simpático. Las hermanas de Raúl ven el gato. El gato es tan simpático que, cuando las hermanas lo ven, ellas explotan.