Intermediate

La historia de Jorge y Papá Noel

En algunos países se dice “Papá Noel” para referirse a Santa Claus.

En algunos países se dice “Papá Noel” para referirse a Santa Claus.

Hay unniño que tiene tres años. Se llama Jorge. Este año él tiene una lista de regalos que quiere para la Navidad. Quiere una bicicleta y un Xbox. Su papá le pregunta:

—¿Quieres ver a Papá Noel?

—¡Por supuesto! —le dice a su papá.

Así que ellos van al centro comercial. Cuando llegan al centro comercial, ellos tienen que hacer cola. Esperan por tres horas. Mientras están esperando, Jorge tiene que ir al baño. Le dice a su papá:

—Papá, tengo que ir al baño.

—¿No puedes esperar? — le pregunta su padre.

Pero Jorge no puede esperar. Se orina en los pantalones. Luego el niño se sienta en el regazo de Papá Noel. Papá Noel le pregunta:

—¿Qué quieres tú para la Navidad?

—Yo quiero una bicicleta —le dice Jorge.

En ese momento Papá Noel se da cuenta de que los pantalones del niño están mojados. El hombre gordo exclama:

—¡Qué asco! ¡Tus pantalones están mojados! ¡No vas a recibir regalos este año!

Entonces Jorge y su padre van al almacén y compran pantalones nuevos. Vuelven con Papá Noel. Esta vez esperan por veintitrés minutos. Mientras están esperando Jorge tiene que ir al baño. Le dice a su papá:

—Papá, tengo que ir al baño. 

—¿Otra vez? ¿No puedes esperar? —le pregunta su papá.

Pero Jorge no puede esperar. Se orina en los pantalones otra vez. Entonces el niño se sienta en el regazo de Papá Noel. El hombre gordo le pregunta:

—¿Tú otra vez? ¿Qué quieres para la Navidad?

—Quiero un Xbox, por favor —le dice Jorge.

En ese momento Papá Noel se da cuenta de que los pantalones del niño están mojados.

—¡Qué asco! ¡Tus pantalones están mojados otra vez! ¡No vas a recibir regalos este año!

Así que Jorge y su papá van al almacén y compran pantalones nuevos. Vuelven con Papá Noel. Esta vez esperan por doce días. Mientras esperan, Jorge tiene que ir al baño. Le dice a su papá:

—Papá, tengo que ir al baño y ¡no puedo esperar!

Entonces su padre lo lleva al baño. Cuando finalmente vuelven con Papá Noel, el hombre gordo está muy feliz porque Jorge no se orinó los pantalones. Papá Noel le da todos los regalos de su lista.

El pirata hablador

Enrique es un pirata que habla mucho Habla demasiado..

Enrique es un pirata que habla mucho Habla demasiado..

Hay un chico que se llama Enrique. Es de Antártida. Enrique es un pirata guapo y alto. No es muy inteligente. Enrique vive en un barco y navega por todo el mundo. Le gusta viajar. En este momento, Enrique está en el Caribe. Está en La Habana, Cuba. Él habla sobre las barbas y los loros. También habla sobre el tesoro. A Enrique le gusta el tesoro. Enrique piensa[1]que el tesoro es muy importante. Él habla sobre el tesoro con sus hermanos, que son piratas también.

Un día, Enrique va a la biblioteca. Él es un poco tonto, pero quiere ser inteligente. Enrique Iglesias está en la biblioteca también. Enrique el pirata habla con Enrique Iglesias. Le dice:

—Me gustan las barbas. ¿Te gustan las barbas? Yo tengo una barba grande. Me gusta mi barba. Yo tengo un loro. Es un loro muy inteligente. Mi loro puede hablar español, italiano y portugués. ¿Tienes un loro tú? Yo quiero mucho tesoro. ¿Te gusta el tesoro? Me gusta mucho. El tesoro es muy importante para un pirata…

Enrique habla demasiado en la biblioteca. Enrique Iglesias está enojado. Él le dice:

—¡Silencio, por favor! ¡No puedes hablar en la biblioteca!

Pero Enrique el pirata sigue hablando[2].

[1]piensa he thinks
[2]sigue hablando continues talking

Es posible que yo tenga razón

IMG_4396.PNG

Elena Isabel Fernández de Sastre es una niña preciosa. Ella vive con sus padres en los Estados Unidos. Vive en el estado de Washington. Le gusta vivir en Washington. Bueno, le gusta vivir en Washington cuando no está lloviendo. A Elena Isabel no le gusta la lluvia.

El mes favorito de Elena Isabel es el julio. Le gusta el mes de julio porque no tiene que ir a la escuela.

Todos los julios Elena Isabel, Miguelito (el hermano de Elena Isabel) y sus padres van a un partido de béisbol. Ellos van en un tren desde su casa al estadio. Luego, tienen que caminar un poco para llegar al estadio. A Elena Isabel le encanta ver los partidos de béisbol, así que el julio es su mes favorito. También le gusta porque no llueve mucho. Hace mucho sol en el gran Pacífico Noroeste.

Hoy es el jueves 12 de julio. Elena Isabel se despierta a las seis de la mañana. No puede dormir más. Ella está muy emocionada porque hoy va a un partido de béisbol. Ella se para y va a la cocina. Su papá está sentado a la mesa. Él toma un café solo y escribe en su cuaderno. El papá de Elena Isabel es escritor.

Siempre está escribiendo en sus cuadernos. Le gusta escribir por la mañana cuando todos los demás están dormidos. El señor Fernández de Sastre oye a su hija y le saluda diciendo:

—Hola, Elena Isabel. ¿Cómo estás?

—Bien, papá —responde la chica— ¿Cómo estás papi?

—Bien, hija —le dice su papá —¿Estás emocionada para ir al partido de béisbol? Es posible que los Marineros sean muy buenos este año.

— Estoy emocionada —dice Elena Isabel —, pero no debes mentir, papi. Siempre dices que los Marineros van a ser buenos, pero siempre apestan.

—Bueno… Tal vez tengas razón… Pero no importa. Es posible que yo tenga razón este año…

Tragedia en ‘Trackside’ - Pizza a la leña

Para lograr la mejor pizza se necesita un horno de leña.

Para lograr la mejor pizza se necesita un horno de leña.

A mí me gustan los viernes. Los viernes señalan[1] el fin de semana. Me encantan los fines de semana porque puedo pasar mucho tiempo con mi familia. A veces nosotros vamos a restaurantes a celebrar la llegada[2] del fin de semana.

El viernes pasado no fue diferente. Mi esposa, mis hijos (tengo un hijo de tres años y una hija que nomás tiene un mes) y yo fuimos a una pizzería que tiene mucha fama en nuestra ciudad. Al lado del restaurante hay un ferrocarril[3]. Cada noche pasan muchos trenes y los puedes ver pasar durante la cena. Es una experiencia muy linda.

Mi hijo estaba muy emocionado por ver los trenes pasar. Como muchos niños de su edad[4], le encantan los trenes. Le fascinan. Tuvimos que[5] esperar una mesa con una vista del ferrocarril. Por fin nos sentamos y pedimos la pizza. ¡Estuvo riquísima! Entre los tres (mi hija no come pizza sino leche) comimos la mitad de una pizza muy grande. Yo quería comer más pizza en casa, así que pedí una caja[6] y la mesera me la trajo[7].

Después de pagar la cuenta[8], salimos del restaurante y volvimos a nuestro carro. Puse a mi hija en el carro primero y luego a mi hijo. Entonces nos fuimos para nuestra casa. Yo estaba muy contento, pues sabía que iba a comer más pizza al día siguiente[9]. Camino a casa sentí que algo estaba mal. ¡La pizza! ¡¿Dónde estaba la pizza?! Entonces me di cuenta[10] de que había dejado[11] la pizza encima del carro. Tan rápidamente como pude, yo paré el carro y me bajé. Miré encima del carro, pero la pizza no estaba allí. Yo estaba muy triste por la tragedia de la pizza difunta[12].

[1] señalan they signal
[2] la llegada the arrval
[3] ferrocarril railroad
[4] niños de su edad kids his age
[5] tuvimos que we had to
[6] caja box
[7] me la trajo brought it to me
[8] pagar la cuenta pay the bill
[9] al día siguiente on the following day
[10] me di cuenta I realized
[11] había dejado I had left
[12] difunta defunct (no longer existing or functioning, dead)