Advanced

Ya me dio hambre

Cuando me da hambre, me pongo enojado muy fácilmente. Debo comer algo…

Cuando me da hambre, me pongo enojado muy fácilmente. Debo comer algo…

Había dos mujeres que se llamaban Beatriz y Fernanda. Ellas eran primas y tenían muchas semejanzas[1]. Eran jóvenes, pero Fernanda era la mayor de las dos. Fernanda tenía veintiún años y Beatriz sólo tenía veinte. A las primas les gustaba comer. Ellas comían mucho todos los días, especialmente cuando había tacos.

Obviamente, las dos tenían diferencias también. Por un lado[2], Fernanda era más bonita que su prima, que era un poco fea. Por otro lado[3], Beatriz tenía el pelo un poco más largo que Fernanda. Fernanda tenía novio. Beatriz no tenía novio, pero quería uno. Quería que el novio de Fernanda fuera[4] su novio.

Un día, las mujeres estaban en la cárcel visitando al novio de Fernanda (Él era prisionero ahí, pero eso es otro cuento). Después de pasar un rato[5] en la cárcel, ellas salieron para su casa. 

Una vez que estaban afuera, ellas empezaron a caminar a su casa rápidamente. Mientras caminaban, le dio hambre a Fernanda. Entonces Fernanda entró en la casa más cercana. Ella fue directamente a la refrigeradora y sacó las tortillas, el queso, la cebolla, el tomate, la lechuga, el jalapeño y se sirvió un taco riquísimo. Después de comérselo, Fernanda volvió con su prima y ellas siguieron[6] caminando.

Luego, las primas estaban caminando otra vez a su casa. Caminaban lentamente porque Fernanda estaba muy llena[7]. Ellas caminaban cuando le dio sed a Beatriz. Así que ella entró en la casa más cercana y fue directamente a la refri. Ella sacó dos galones de Gatorade y los bebió rápidamente. Después de terminar el Gatorade, Beatriz volvió con su prima y ellas siguieron caminando.

Otra vez las primas estaban caminando a su casa cuando les dio sueño a las dos. Entonces ellas entraron en la casa más cercana y fueron directamente al sofá. Ellas se acostaron en el sofá y se durmieron. No sabían que estaban en la casa de J-Lo.

En ese momento, J-Lo volvió a su casa y vio a las mujeres que dormían en su sofá. Entonces J-Lo sacó a sus dos perros (eran perros chihuahuas muy feroces). Beatriz y Fernanda se despertaron y se asustaron. Ellas salieron corriendo de la casa.

[1]semajanzas similarities
[2]por un lado on one side (on one hand)
[3]por otro lado on the other side (on the other hand)
[4]quería que el novio de Fernanda fuera… She wanted that Fernanda’s boyfriend were
[5]pasar un rato spend a while
[6]siguieron continuaron
[7]llena full

El panda perdido

¿Vive una araña en esta telaraña?

¿Vive una araña en esta telaraña?

Había un panda[1] gordo y bajo. El panda se llamaba Joaquín. Era un panda gordo y bajo. Era tan gordo como[2] un hipopótamo. Joaquín era un animal muy inteligente también. Era tan inteligente como Albert Einstein. Este panda era especial porque él sabía hablar. Hablaba español y ruso. Hablaba español porque vivía en España. Hablaba ruso porque vivía en un zoológico en Rusia cuando era joven. Además[3], era un panda muy talentoso. Cantaba y bailaba muy bien. Era tan talentoso como Michael Jackson.

Un día, Joaquín iba a un bar. El bar se llamaba “El Mexicano”. Joaquín iba a dar[4] un concierto ahí[5]. Desafortunadamente, Joaquín no conocía[6] el bar y no sabía bien dónde estaba. Mientras Joaquín caminaba por la ciudad, él se perdió[7]. En vez de[8] ir al bar, Joaquín fue al gimnasio. Esto no era nada malo, pues[9] era un panda muy gordo. En el gimnasio, Joaquín levantaba pesas[10]. Mientras él levantaba pesas, él vio una araña chiquitita. A Joaquín no le gustaban las arañas. Joaquín se asustó[11] cuando vio la araña y gritó:

—¡No me gustan las arañas!

Joaquín tenía mucho miedo de la araña, pero era un panda valiente. Él agarró[12] la araña se la comió. El panda estaba muy contento.
[1]el oso panda the panda bear
[2]tan gordo comoas fat as
[3]además in addition
[4]iba a dar was going to give
[5]ahí,allí, there
[6]no conocía didn’t know (wasn’t familiar with, had never “met” it)
[7]se perdió he got lost
[8]en vez de instead
[9]pues porque
[10]levantaba pesas was lifting weights
[11]se asustó he got scared
[12]agarró he grabbed

Tragedia en ‘Trackside’ - Pizza a la leña

Para lograr la mejor pizza se necesita un horno de leña.

Para lograr la mejor pizza se necesita un horno de leña.

A mí me gustan los viernes. Los viernes señalan[1] el fin de semana. Me encantan los fines de semana porque puedo pasar mucho tiempo con mi familia. A veces nosotros vamos a restaurantes a celebrar la llegada[2] del fin de semana.

El viernes pasado no fue diferente. Mi esposa, mis hijos (tengo un hijo de tres años y una hija que nomás tiene un mes) y yo fuimos a una pizzería que tiene mucha fama en nuestra ciudad. Al lado del restaurante hay un ferrocarril[3]. Cada noche pasan muchos trenes y los puedes ver pasar durante la cena. Es una experiencia muy linda.

Mi hijo estaba muy emocionado por ver los trenes pasar. Como muchos niños de su edad[4], le encantan los trenes. Le fascinan. Tuvimos que[5] esperar una mesa con una vista del ferrocarril. Por fin nos sentamos y pedimos la pizza. ¡Estuvo riquísima! Entre los tres (mi hija no come pizza sino leche) comimos la mitad de una pizza muy grande. Yo quería comer más pizza en casa, así que pedí una caja[6] y la mesera me la trajo[7].

Después de pagar la cuenta[8], salimos del restaurante y volvimos a nuestro carro. Puse a mi hija en el carro primero y luego a mi hijo. Entonces nos fuimos para nuestra casa. Yo estaba muy contento, pues sabía que iba a comer más pizza al día siguiente[9]. Camino a casa sentí que algo estaba mal. ¡La pizza! ¡¿Dónde estaba la pizza?! Entonces me di cuenta[10] de que había dejado[11] la pizza encima del carro. Tan rápidamente como pude, yo paré el carro y me bajé. Miré encima del carro, pero la pizza no estaba allí. Yo estaba muy triste por la tragedia de la pizza difunta[12].

[1] señalan they signal
[2] la llegada the arrval
[3] ferrocarril railroad
[4] niños de su edad kids his age
[5] tuvimos que we had to
[6] caja box
[7] me la trajo brought it to me
[8] pagar la cuenta pay the bill
[9] al día siguiente on the following day
[10] me di cuenta I realized
[11] había dejado I had left
[12] difunta defunct (no longer existing or functioning, dead)

El detective Menso Morales

Se utilizan las huellas digitales para identificar a los criminales.

Se utilizan las huellas digitales para identificar a los criminales.

El detective Menso Morales se sienta detrás de su escritorio y suspira. Ya casi son las cinco de la tarde y está cansado. Ha trabajado todo el día pero realmente no ha hecho nada. El problema es que no tiene muchos clientes en este momento. Pero Menso no piensa en lo negativo. «En cualquier momento alguien podría pasar por esa puerta y solicitar mis servicios», piensa el investigador privado para sí mismo. 

Menso es un poco tonto. Nunca sacaba buenas notas en la escuela. Tampoco ha asistido a una clase universitaria jamás en su vida. De hecho, cuando era joven sólo iba a la escuela para coquetear con las chicas bonitas. Es casi un milagro que Menso no sea un analfabeto total. Pero Menso tiene otro tipo de astucia. De alguna manera u otra, el detective Morales siempre sabe resolver crímenes. 

Más que todo el detective Morales es un hombre bueno. Siempre trata de hacer lo correcto. Cree que es importante seguir las reglas y las sigue al pie de la letra. Por eso, desde niño siempre ha querido ser detective para la policía municipal. Desafortunadamente, Menso no es muy inteligente. Ha reprobado sus exámenes de policía varias veces. Pero es un hombre trabajador y sigue intentando. 

A las cinco menos diez de la tarde, Menso se está durmiendo. De repente hay un toque a la puerta. El detective se despierta bruscamente. 

     —¡Ya voy! —grita Menso, medio dormido.

Camina a la puerta con prisa. Se peina con la mano mientras camina y no presta atención a su alrededor. Así, Menso se tropieza con una silla y casi se cae. Cuando Menso llega a la puerta, la abre y ve a la mujer más bonita que ha visto jamás en su vida. 

     —P... Pa... Pásele usted —tartamudea Menso. 

La mujer entra en la oficina. Lleva un elegante vestido rojo que hace juego con su brillo de labios. El corazón de Menso late fuertemente. El detective cree que está enamorado de esta mujer hermosa, aunque nunca creó en el amor a primera vista. 

     —¿Es usted el detective Morales? —le pregunta la señorita.

     —Sí, soy yo —responde Menso con la voz temblando un poco—. ¿Cómo le puedo servir, señorita?

     —Necesito su ayuda, señor Morales. Es mi padre... Creo que ha sido secuestrado.