Es posible que yo tenga razón

IMG_4396.PNG

Elena Isabel Fernández de Sastre es una niña preciosa. Ella vive con sus padres en los Estados Unidos. Vive en el estado de Washington. Le gusta vivir en Washington. Bueno, le gusta vivir en Washington cuando no está lloviendo. A Elena Isabel no le gusta la lluvia.

El mes favorito de Elena Isabel es el julio. Le gusta el mes de julio porque no tiene que ir a la escuela.

Todos los julios Elena Isabel, Miguelito (el hermano de Elena Isabel) y sus padres van a un partido de béisbol. Ellos van en un tren desde su casa al estadio. Luego, tienen que caminar un poco para llegar al estadio. A Elena Isabel le encanta ver los partidos de béisbol, así que el julio es su mes favorito. También le gusta porque no llueve mucho. Hace mucho sol en el gran Pacífico Noroeste.

Hoy es el jueves 12 de julio. Elena Isabel se despierta a las seis de la mañana. No puede dormir más. Ella está muy emocionada porque hoy va a un partido de béisbol. Ella se para y va a la cocina. Su papá está sentado a la mesa. Él toma un café solo y escribe en su cuaderno. El papá de Elena Isabel es escritor.

Siempre está escribiendo en sus cuadernos. Le gusta escribir por la mañana cuando todos los demás están dormidos. El señor Fernández de Sastre oye a su hija y le saluda diciendo:

—Hola, Elena Isabel. ¿Cómo estás?

—Bien, papá —responde la chica— ¿Cómo estás papi?

—Bien, hija —le dice su papá —¿Estás emocionada para ir al partido de béisbol? Es posible que los Marineros sean muy buenos este año.

— Estoy emocionada —dice Elena Isabel —, pero no debes mentir, papi. Siempre dices que los Marineros van a ser buenos, pero siempre apestan.

—Bueno… Tal vez tengas razón… Pero no importa. Es posible que yo tenga razón este año…