El silencio del mundo

La ciudad parece estar desierta.

La ciudad parece estar desierta.

Son las ocho y cuarto de la mañana cuando Gael sale de la fábrica[1]. El joven empresario sacude la cabeza[2] con incredulidad[3]. No puede creer que ninguno de sus veinte empleados haya llegado al trabajo a tiempo. «Estos frisbis no van a producirse solitos», piensa para sí mismo.

En eso Gael nota que la ciudad está bizarramente tranquila. El ruido típico de los camiones es insoportable[4] para el joven, pero ahora no oye absolutamente nada. Las calles están totalmente desiertas. Él siente que esta calma irregular es un poco inquietante[5].

—Qué raro… —dice Gael en voz alta. Entonces el empresario vuelve a su oficina, que está dentro de la fábrica. Pasa por el laberinto de las máquinas gigantescas y las pilas de frisbis ya terminados. Sin empleados para operar las máquinas, el silencio de la fábrica es ensordecedor[6]. Cuando por fin llega a su oficina, el joven ve un montón de correo en su escritorio.

—Ah, correo, mi némesis. Me encargaré de ti después[7] —dice Gael mientras prende el televisor. Pone su noticiero[8] preferido. A su sorpresa, no hay nadie en el escenario. Cambia el canal, pero es la misma historia.

Gael no puede explicar lo que está pasando, pero sabe que algo está horrendamente mal.

[1] fábrica… factory
[2] sacude la cabeza… shakes his head
[3] incredulidad… disbelief
[4] insoportable… unbearable
[5] inquietante… unsettling
[6] ensordecedor… deafening
[7] me encargaré de ti después… I’ll take care of you later
[8] noticiero… news show